¿QUÉ ES LA DEGENERACIÓN MACULAR RELACIONADA A LA EDAD (DMRE)?

La DMRE es una enfermedad muy frecuente después de los 60 años, consiste en una alteración degenerativa de la mácula que deteriora la agudeza visual e impide ver bien en el centro del campo visual.

En las formas más severas de esta enfermedad, que se explicará más adelante, (la DMRE húmeda o la forma Atrófica muy avanzada) se pierde la visión central pero no la visión de la periferia del campo visual, de este modo, por ejemplo, Ud. puede ver los contornos de un periódico pero no ver sus letras, puede ver el contorno de su reloj pero no puede precisar qué hora es, puede ver el marco del televisor pero no distinguir las imágenes en la pantalla.

La DMRE es una enfermedad crónica, por lo tanto el paciente debe estar permanentemente en control médico y realizarse los exámenes que sea necesario o repetir tratamiento que se le haya dado.

 

¿Qué es la Mácula?

La mácula  es la parte de la retina de mayor agudeza visual, el centro de la mácula se llama fóvea y es el lugar de máxima agudeza visual.

La mácula permite ver los detalles de los objetos, distinguir el rostro de las personas, leer o conducir vehículos motorizados. Si la mácula no esta sana se pierden estas capacidades.

Todas las personas tiene mácula. La palabra “mácula” significa “pequeña mancha”, esto es porque en el examen de fondo de ojo, la mácula se ve como una pequeña mancha de color oscuro ubicada en el centro de la retina.

 

¿Cómo es la DMRE?

La DMRE puede ser de dos formas: Seca (Atrófica) o Húmeda (exudativa).

 

La forma seca es la más frecuente y se caracteriza por una atrofia lenta de la mácula y su disminución gradual de la visión. Generalmente se conserva una visión útil, aunque parcial y no se llega a niveles definidos como ceguera.

Se caracteriza por alteraciones atróficas de la mácula sin hemorragias de la mácula ni edema. La extensión de la enfermedad se mide mediante examen directo del Fondo de Ojo y examen de la Autofuorescencia Retinal.

La forma húmeda es aproximadamente el 10% de la DMRE.

Es la principal causa de ceguera legal en la tercera edad Agudeza Visual inferior a 0.1. Afortunadamente se mantiene la visión periférica, lo que permite que en paciente sea siempre autovalente, nunca llega a ceguera total.

Se caracteriza por la presencia de hemorragias en la mácula y edema, ambos originados desde pequeños capilares anormales que se desarrollan debajo de la mácula que se llaman neovasos submaculares. La forma seca no tiene estos neovasos.


                                 DMRE Húmeda con gran hemorragia y exudado.

Los sintomas y signos más importantes de la DMRE son disminución de la Agudeza Visual, visión deformada de los objetos y en el Fondo de Ojo hay hemorragias (pueden ser muy pequeñas, como puntitos hemorrágicos), edema que engruesa la macula y exudados.

Sin tratamiento la enfermedad evoluciona hacia una gran alteración con sangramiento extenso, edema severa y destrucción irreparable de la mácula. Las células de la mácula son reemplazadas por tejido fibroso cicatricial sin capacidad de ver. Nótese que en este caso, la cicatrización no lleva a una mejoría de la visión, sino que a su pérdida irreversible.

   DMRE cicatrizada, la mácula ha sido reemplazada por tejido fibroso de color amarillo.

 

 

¿Cuáles son los síntomas de la DMRE?

  1. Deterioro rápido de la visión.
  2. Deformación de las imágenes. Las líneas rectas se ven curvas, las letras deformadas.
  3. En el centro del campo visual se detecta una zona vacía, sin visión, mientras que se mantiene en la periferia.

Muchas personas no se dan cuenta de estos síntomas hasta que son muy obvios y la enfermedad está demasiado avanzada como para hacer un tratamiento eficaz. Esto se debe a que normalmente uno ve con ambos ojos a la vez, por lo tanto, los sintomas de un ojo son ocultados por la buena visión del ojo sano. Con el tiempo. La enfermedad puede afectar ambos ojos. Está determinado, mediante estudios de segumiento de pacientes durante muchos años, cual es el riesgo de compromiso del segundo ojo, cuando el primero ya tiene la enfermedad.

 

¿Cómo se hace el diagnostico oportuno de la enfermedad?

                                            Drusas: Manchas de color amarillo

Debe consultar anualmente al oftalmólogo desde los 45 años en adelante. El médico examinará su mácula, en el fondo de ojo, en busca de signos precoces proclives a la enfermedad.

Estos signos son las drusas que se ven como manchas amarillas alrededor de la mácula y alteraciones de la pigmentación, ya sea en forma de pequeñas manchas negras en la mácula o áreas de despigmentación con aspecto atrófico.

El tratamiento en esta etapa es el uso de antioxidantes específicos, si hay de alto riesgo, y evitar la exposición a la luz ultravioleta.

Los pacientes que, según los estudios (Estudio AREDS) se benefician de tomar antioxidantes son los que tienen drusas extensas de tamaño intermedio, al menos 1 drusa grande ( más de 125 micrones) o atrofia geográfica no central en uno o ambos ojos o DMRE avanzada en uno de sus ojos.

Tiene mayor riesgo de DMRE los pacientes:

De mayor edad. Aproximadamente aumenta el riesgo de un 10% por cada 10 años sobre 60.

Fumadores.

Historia familiar de DMRE.

 

¿Qué exámenes se realizan en un DMRE?

Si hay signos precoces y/o alguna sospecha de desarrollo de neovasos se debe practicar:

Angiografía retinal, idealmente Angiografía Digital Con focal Láser. En este examen, mediante un medio de contraste que se inyecta en una vena del brazo, se observa una filmación y fotografías de la circulación retinal, lo que permite ver si hay neovasos.

Indocianinografía, examen optativo, se observa mejor la circulación bajo el epitelio pigmentario, que a veces oculta la neovascularización.

Tomografía de Coherencia Óptica (OCT). Permite ver la estructura de la mácula y determinar que alteraciones presenta.

   Angiografía retinal que muestra neovascularización (mancha central blanca) por DMRE.

 

¿Cómo se trata de DMRE?

El tratamiento va dirigido a eliminar los neovasos que producen el cuadro patológico. Debe ser hecho muy precozmente, en cuanto aparecen los primeros síntomas.

El tratamiento se hace con láser si los neovasos están fuera del centro macular. El tratamiento con láser tiene 50% de recaídas.

Si los neovasos bajo la mácula o muy cerca de ella, se debe usar inyecciónes repetidad en el humor Vítreo (intraoculares) de medicamentos como el Avastín, Lucentis y otros.

El más utilizado mundialmente es el Avastín, se debe partir con 3 inyecciones (1 al mes) y luego repetirlas según la evolución.

Es frecuente que los neovasos reaparezcab y se debe repetir las inyecciones reforzando el efecto inicial. Si el tratamiento se ha hecho desde el principio en forma muy bien controlada hay posibilidades de conservar agudeza visual e incluso de mejorar la Agudeza Visual.

 

Dr. Francisco Guerrero C.

Clinica Oftalmologica Pasteur